13 septiembre 2004

En las redes de Bendis y Millar

Hoy han caído los últimos números publicados del Spider-Man de Marvel Knights y de The Pulse. ¿Conclusiones? ¡Que no sé cual me gusta más! Es sorprendente recordar cómo estábamos hace unos años, cuando costaba un terrible esfuerzo encontrar un buen cómic de Spider-Man, y cómo estamos ahora, donde hay para dar y tomar: Amazing y Spectacular conservan un excelente nivel, aunque a estas alturas ya sabemos que Straczynski y Jenkins lo harán bien (Jenkins además ha mejorado muchísimo desde que se relanzó el título), pero la excelencia alcanzada por Millar y los Dodson en el tercer título arácnido, y el alucinante trabajo de Bendis en la que, por encima de cualquier nombre, no deja de ser la serie del Daily Bugle, me tiene absolutamente encantado. Empiezo por Marvel Knights. Vuelven los Dodson después del episodio de Frank Cho. Afortunadamente, los dibujos son tan similares que se mantiene la estética de la serie, que es al final lo que la permite llegar a ser un buen tebeo. Lo mejor de este cómic, además del dibujo, es que, a ver si me entendéis bien, no parece de Millar. Uno esperaría de Millar diálogos muy originales, pero poco distinguibles entre ellos, y efectivamente, tenemos grandes diálogos, pero Millar capta perfectamente algo tan difícil como es la manera de hablar de Peter Parker, dándole un tono decididamente ochentero. Se nota además que la serie sigue esa honda, con la Gata Negra por allí, y recuperando personajes de la época. En el estilo impuesto por el Batman: Silencio, Millar sigue adelante con su macroaventura, en la que revisamos los villanos del lanzarredes y las relaciones de éste con otros miembros del Universo Marvel, en este caso, con la Patrulla-X. Ahora parece que sí se coordinan bien en Marvel, y aparecen los hombres-X que tienen que aparecer, sobre todo Rachel Summers, a la que Millar parece tener bastante cariño, o esa es la impresión que se puede sacar. La asamblea de villanos con la que se cierra el tebeo, así como lo que Millar plantea sobre Veneno también han sido realizadas encajándolo todo cuidadosamente, no como lo haría un Busiek, pero sí con cierto sentido y coherencia. Se nota que a Millar le están ayudando los chicos de Spider-Man.org como vigilantes de la continuidad. Me pregunto por qué Marvel no llamó antes a estos chicos. Leyendo la aventura, en fin, tienes la sensación que en el futuro nos acordaremos mucho, y muy bien, de ella. Algo parecido me pasa con el quinto y último número de la saga de apertura de The Pulse. Desde que hace años leí aquella magnífica miniserie sobre el Daily Bugle he querido que le den una colección al periódico, y ahora por fin lo han hecho. Bendis se maneja con grandes repartos, argumentos detectivescos y buscando el lado humano a sus personajes, y aquí lo hace como en los mejores números de Alias o Daredevil. Bendis ha hecho lo que nadie en Marvel en muchos años, crear un personaje totalmente nuevo por el que todos nos interesemos y que sintamos como propios. Se trata de Jessica Jones, y aunque su protagonismo en la serie es lateral, cada vez que aparece consigue la atención del lector. La recuperación de Luke Cage dentro de este título, después del fiasco de miniserie de Corben, es más que loable. Aquí también se han puesto a atar cabos sueltos. ¿Cuántas veces habré comentado con Rubén Guzmán que se habían olvidado por completo de que Norman compró el Bugle? Pues aquí se acuerdan, vaya si se acuerdan. Pero se acuerdan sobre todo de que Ben Urich escribió Legado de maldad, y hay Bendis merece más aplausos: conviene mantener viva la llama de uno de los mejores tebeos de Spidey de los últimos años, el Legado de Maldad de Busiek. y ahora, sigo con la actualización de papel de Bajo la máscara, que por fin le estoy dedicando el tiempo que requiere. Me comenta además Francesc Martínez que ya hemos llegado en Bajo la máscara a las 5.000 visitas. ¡¡Habrá que celebrarlo!! ¿Tanto como que Spider-Man por fin haya dejado atrás la cosa ésa que dirigió Mel Gibson? Eso mejor lo contamos en las noticias....