29 noviembre 2004

Excelsior!

Nada me ha emocionado más en los úiltimos tiempos que hacer entrega, en nombre de la organización de Expocómic, del Premio Homenaje de Expocómic a Alejandro M. Viturtia por su labor como Editor Marvel. Había muchas razones para dar este modesto premio a Alejandro, pero el más importante de todos era el de reconocer su trabajo, tesón y amor por los tebeos demostrado a lo largo de todo este tiempo. Lo cierto es que Alejandro, el editor más importante con el que ha contado Marvel en España, deja de ocuparse de la línea, y es una pérdida tremenda, no ya para Marvel, sino para la industria del cómic en nuestro país. Alejandro ha introducido nuevos formatos, ha reinventado los clásicos, ha reconquistado el mercado del quiosco, nos ha devuelto la ilusión a muchos. La labor de Alejandro cuando entró en el cargo podría haber sido fácil. Bastaba con dejarse llevar por la inercia. Bastaba con publicar todo Marvel, tal cual, como se venía haciendo hasta entonces. En cambio, Alejandro optó por la selección cuidadosa en cuanto al material moderno, y por la introducción de una línea clásica que, en contra de todas las previsiones (incluida la mía: "Me encanta la idea, pero creo que estás loco. Ojalá tengas suerte", le dije en aquel verano del 98) ha llegado a conquistar públicos que habían abandonado para siempre el mundo del cómic, pero también ha creado miles de nuevos lectores allá donde no los había. Resultado: un éxito rotundo del que se ha beneficiado Planeta, con una cuenta de resultados más que abultada; los lectores, recuperando tebeos imprescindibles y que permanecían inéditos o pendientes de reedición desde treinta o cuarenta años; las librerías especializadas, que han aumentado su clientela y han diversificado producto; las pequeñas editoriales, que han encontrado un nuevo público al que ofrecer sus productos; los quioscos, donde vuelve a haber tebeos por primera vez desde los años ochenta, y la propia Marvel, que tiene en España al país donde más y mejores tebeos publica. Si a mediados y finales de los noventa mirábamos con recelo el futuro, ahora nos encontramos con una situación inédita en nuestro país, con más editoriales que nunca, y con muchos más y mejores tebeos en las tiendas especializadas y en los quioscos y librerías generalistas de los que teníamos entonces. Sin Alejandro M. Viturtia no hubiéramos tenido Excelsior o los coleccionables de Quiosco de X-Men, Spider-Man, Cuatro Fantásticos, Daredevil, Hulk o Punisher, pero es que tampoco tendríamos la situación actual propiciada e iniciada por Alejandro y que ha afectado positivamente a toda la Industria. Estoy convencido que sin Alejandro este mundillo sería más mundillo todavía, más pequeño e insignificante, habría menos editoriales independientes apostando por material arriesgado, y que ni siquiera Planeta se habría atrevido con según qué productos. Sin Alejandro, estaríamos más o menos como en 1995. A punto de echar el cierre al chiringuito. Miro lo que han sido los años de Alejandro M. Viturtia como editor Marvel en España (entre otras cosas). Miro lo que podría ser su prometedor futuro al frente de otros proyectos y otras líneas editoriales. Podría decir muchas cosas, he apuntado algunas. Y sólo se me ocurre resumirlas con una palabra. ¡Excelsior!