15 diciembre 2004

Orson Scott Card en Iron Man

No todos los días nos desayunamos con semejante notición. Hace relativamente poco tiempo que descubrí la obra de Orson Scott Card. Rubén Villoria, el colega que escribió la bio que podeis ver en el file de la weblog (Odín, que frase os acabo de soltar...), llevaba un tiempo recomendándome encarecidamente que leyera El juego de Ender. Yo no le hacía caso, claro, hasta que él aprovechó un cumpleaños para regalármelo traicioneramente. Hete aquí que en días sucesivos me pongo a leerlo... y descubro el mejor libro que haya pasado por mis manos desde que tenía catorce años. El juego de Ender es todo un clásico que merecería figurar entre las obras más importantes del siglo XX, muy por encima de teóricos textos más laureados pero que son francamente mediocres (siempre ponía como ejemplo cualquier cosa que haya escrito Brett Easton Ellis, pero soy consciente que éste tiene sus fans...). Lo cierto es que Ender no entra en las consideraciones de la crítica erudita por lo de siempre, porque es ciencia ficción, y algunos cortos de miras son incapaces de percibir el valor de esto (sobre el mismo tema hablaba Scott Card en una entrevista con Rafa Marín... que está publicada aquí: http://www.bibliopolis.org/articulo/card.htm) En fin, que me subo por las ramas. Lo que venía a contar es la sorpresa, muy agradable, que me produce saber que Card va a escribir Iron Man, en su versión Ultimate. Será una miniserie de seis números, y los detalles los tenéis aquí: http://www.newsarama.com/forums/showthread.php?s=&threadid=23341 La verdad es que es un sueño imposible hecho realidad (bueno, quizás tanto como ver a Joss Whedon escribiendo X-Men o Joe Michael Straczynski en Spider-Man...). Card es un visionario, uno de los pocos que supo ver hace veinte años cosas tan inimaginables en aquel entonces como Internet o los E-Mails. Es el autor perfecto para hacer Iron Man, una colección en la que se debe entrever cómo será la tecnología de futuro, y sólo lamento que sea por tan pocos números. A priori, lo que más morbo me causa es cómo la ideología de Card influirá en el tebeo. Card es un mormón convencido y de sólidas creencias, a veces expuestas en sus libros. Iron Man también es un personaje bastante conservador. A ver por dónde tiran ambos...