11 marzo 2005

Norma y DC Comics

Esta semana hemos sido testigos de la última consecuencia derivada por la entrada de Panini en nuestro mercado. Primero, Planeta perdió Marvel y, ahora, Norma pierde DC. Lo que muchos lectores pensaban que no iba a ocurrir nunca, ha pasado al fin. Los derechos DC están libres, una afirmación más literal que nunca porque a fecha de hoy no se sabe quién va a editarlos en nuestro país. Lo que es seguro es una cosa: Norma no va a ser. Ni Universo DC ni Vertigo. Desde que empezaron los rumores allá por noviembre del año pasado (me refiero a que empezaran en la esfera pública, porque los rumores ya sonaban con fuerza meses atrás), nadie podía imaginarse que la pérdida de DC llevara consigo la de Vertigo. No en vano, a la gran mayoría de lectores la edición Norma del sello Vertigo ya les parecía bien. Eso sí, el precio era motivo de queja, pero la edición en tomos es algo que encaja con el producto en sí. Era con el Universo DC donde todo estaba mal. El mayor problema fue dar por entendido que Sandman, 100 Balas y Predicador son el mismo tipo de producto que Batman, Flash y Superman. No se puede editar de la misma forma a unos y otros porque son productos distintos. No estoy diciendo que uno sea mejor que otro, no me malinterpretéis, sólo digo que son diferentes y, como tales, su enfoque en el mercado tiene que ser distinto. El Universo DC es un producto popular que ha de estar al alcance de todos los públicos al menor precio posible y en todas partes: quioscos, librerías, etc. Aquí no me valen las comparaciones con manga, DVD y demás productos caros que los jóvenes compran en grandes dosis porque un manga no es lo mismo que un cómic de Batman o Superman. No me vale. Sería mejor compararlo con los 125.000 ejemplares vendidos del primer coleccionable de Spider-Man. ¿Se habría vendido lo mismo de haber estado sólo en librerías especializadas y con un precio de 10,50 en vez de en todos los puntos de venta de España a 1 euro? Lo dudo mucho. Ahí fuera hay un público potencial lector de superhéroes y hay que llamarle la atención. Los coleccionables de Planeta de los últimos años son muestra de ello. No ha habido ni una sola vez que Planeta haya sacado un coleccionable (sea 4F, Punisher, X-Men…) y no haya habido en la papelera al lado del quiosco de mi casa los cartones de dichas colecciones. Señal que venden, digo yo. Y si vende Marvel, puede vender DC. No dejan de ser el mismo tipo de producto. Los agoreros que aseguran por activa y por pasiva que DC no vende tan bien como Marvel (y a las pruebas se remiten con Vid y Norma) y que la editorial que se haga con ellos que se ande con ojo creo que van errados. Un cómic DC, si es bueno, venderá igual o más que cualquiera de Marvel. Lo único que hay que conseguir es publicarlo igual que como se publica Marvel y que el lector pueda escoger. Si durante los últimos años, la única opción era un cómic grapa barato de Planeta a 1,70 € o un cómic de Batman a 10,50 €, por mucho que este último tuviera cuatro números USA, la opción era clara. Desde Zinco, el Universo DC es un gran desconocido en nuestro país, en eso le doy a razón a todo el mundo. Pero no por eso ya significa que va a salir mal. Hay que promoverlo, hay que relanzarlo con ediciones populares, a precios competitivos, con historias modernas y clásicas que merezcan la pena, con artículos a fondo que rellenen huecos en la Historia DC que tengan los lectores. Se tiene que hacer un esfuerzo mucho mayor en este aspecto de lo que ha sido el traspaso de Marvel a Panini. Panini ha visto la gran labor de Planeta durante los últimos veinte años y ha visto que tenía que seguir por el mismo camino (esperemos que en dos años sigan igual y no impongan su estilo visto en otros países) pero no le hace falta “educar” al público (en buen sentido lo digo) porque ese público ya ha sido educado de maravilla por la labor de Planeta. Con DC es otro cantar. Los años Vid y Norma, en cuanto a público popular, no cuentan. Y desde Zinco han pasado muchos años. Una edición DC mínimamente decente en España es necesaria desde hace años. Norma lo ha hecho dentro de su política centrada en librerías: sus ediciones estaban bien salvo algunos fallos de vez en cuando, pero el problema es que esas ediciones no eran las adecuadas para el tipo de producto. DC necesita una nueva Zinco. Sea Planeta o Panini quien se lleve el gato al agua, es de esperar que hagan una labor absoluta por descubrirle al público un nuevo universo de historias que ha estado perdido durante los últimos diez años (que se dice pronto). Personalmente, preferiría que se hiciera con los derechos Planeta, no por tener nada contra Panini, sino porque así habría competencia por primera vez en años. Dos grandes compañías luchando por ver quién publica mejor y más barato sus productos (y no quiero pesimistas de “¡que nos inundan el mercado!”,como si hubiera que comprarlo todo). Este último punto, el de los precios, es de los más importantes y yo no las tengo todas conmigo de que los cómics DC puedan costar 1,70 €, simplemente porque los derechos DC son más caros que los de Marvel. Pero como un amigo me dijo: “Panini saca a 1,70. Si se lo lleva Planeta, ésta no puede permitirse menos”. Bienvenida sea la competencia porque si esto ocurre, ganaremos los lectores. Se abre una nueva era DC en España. Esperemos que sea la mejor. Ya toca.