18 marzo 2005

Young Avengers: Un principio

Lleva Marvel un carrerón de ésos que no veíamos en un tiempo. Bien es cierto que, con la llegada de Quesada, también se dio pie a una situación de estímulo de ideas de lo más interesante, pero ésta que tiene lugar en la actualidad viene a recordarme al mejor momento que tuvo Marvel en los 90: cuando salíamos de la pesadilla de Heroes Reborn, llegaba Heroes Return, y teníamos colecciones como Heroes for Hire, Thunderbolts o Ka-Zar. El actual momento no parece tan bien organizado, pero sí que comienza a dar estupendos productos. A New Avengers, cada vez mejor, el Wolverine y el Spider-Man de Millar o la Hulka y Spidey/Antorcha de Slott tendremos ahora que añadir un nuevo título Young Avengers. No esperaba yo gran cosa de esta serie, aparte de tener a Jimmy Cheung perdiendo el tiempo, pero me lo he pasado en grande con el primer número, de un sabor similar a aquellos primeros Thunderbolts o Heroes for Hire que mencionaba antes. La serie nace después de la disolución de los Vengadores y antes de que comience el nuevo grupo, y toma la perspectiva, en este primer número, de Jessica Jones y el Daily Bugle. En cuanto a los protagonistas adolescentes, funcionan sorprendentemente bien, discuten todo el rato como buenos adolescentes y hacen cosas estúpidas, en la misma onda. Como arranque, me parece estupendo, divertido, imbricado en el Universo Marvel y muy bien escrito -este Allan Heinberg, que viene de escribir O. C.-. Ojalá siga así esta serie que, en este primer vistazo, parece la Legión de Superhéroes de Marvel, aunque quién sabe por dónde irán en el, ejem, futuro.