28 abril 2005

Guionistas arácnidos

Peter David guionizará Spider-Man. Me lo repito a mi mismo: “Peter David guionizará Spider-Man”. ¡Buf! Desde que leí la muerte de Jean DeWolff y los tomos de Capitán Marvel publicados por Planeta que quiero ver a este hombre guionizando al trepamuros, otra vez. Y ahora se hará realidad, de verdad que no veo el día de ver ese cómic… Hay gente que valora más el dibujo que el guión. Yo creo que hay que valorarlos por igual, es tan importante una cosa como la otra. Si hace unos días hablaba de los dibujantes, hoy creo que debo hablar de los guionistas arácnidos. Gente como Stan Lee, Gerry Conway, Roger Stern, J.M. DeMatteis o Straczysnki, por citar algunos, son varios de los guionistas que han hecho grande al trepamuros. Stan Lee creó al personaje, le dio una forma y una base en la que se han basado todos los autores desde entonces (aunque pienso que Steve Ditko también debió tener mucho a ver en el tema). Gerry Conway le dio a Amazing Spider-Man esa frescura que necesitaba la serie, además de dar una visión más juvenil al personaje de la que era capaz de dar Lee. Solo con 19 años Conway creó algunas de las mejores historias escritas para Spider-Man (entre todas ellas sobresale “La Muerte de Gwen Stacy”). Poco después llegaron Wolfman, del que destaca la saga del Amazing Spider-Man 200, y Mantlo, con la impresionante saga de Carroña. Uno de los autores más recordados de los ochenta fue Roger Stern, consiguiendo dar una frescura a la serie de la que carecía desde la etapa de Conway, ¿quién no recuerda en enfrentamiento contra el Juggernauth o la saga del Duende? Stern fue, probablemente junto con DeMatteis y el citado David, el mejor guionista arácnido de los años 80. Y precisamente DeMatteis estaba destinado a convertirse en uno de los guionista más recordados por los lectores, trataba los asuntos psicológicos como nadie tal y como pudo verse en la inolvidable “Última Cacería de Kraven”. Creo que David Michelinie es un guionista “injustamente infravalorado”. Guionizó al trepamuros a lo largo de varios años dándole una gran consistencia y creando personajes tan interesantes como Veneno (que a veces parece que solo lo creo McFarlane) o Matanza. La década de los 90 tuvo un gran número de guionistas que se vieron envueltos en una serie de crossovers en los cuáles era difícil brillar con luz propia. Pero fue Kurt Busiek, con sus cuatro obras arácnidas (El Legado del Mal, Marvels #4, Amazing Fantasy y Las historias jamás contadas), quien se convirtió, en mi modesta opinión, en el mejor guionista de la década. Tuvo que llegar Straczynski, hace unos años, para volver a ver un gran guionista que sabía como tratar al trepamuros, viendo las mejores historias desde que Stern estuviera a cargo de los guiones. Se que me habré dejado muchos guionistas en este blog, pero solo los puse a modo de ejemplo. Hay muchos otros que merecerían estar en ella pero por cuestión de espacio, no quiero hacerme pesado, no los pude colocar. ¡Que leáis muchos cómics! “A ello