25 mayo 2005

Trajes

Creo que hace unos días dije que estaba releyendo los cómics antiguos de Spider-Man. Una cosa que sorprende leyendo estos cómics, en lo cual ya me había fijado con anterioridad, es lo poco que han cambiado los disfraces (disfraces no, trajes, perdona Spidey) de los personaje a lo largo de los años. Ditko y Romita hicieron un trabajo tan bueno en el diseño de los trajes, que ha sido innecesario cambiar estos a lo largo de los años. Y ya no digamos con Spider-Man. El trepamuros tiene uno de los mejores, ¿el mejor?, traje de todo el mundillo superheroico. En casi cuarenta y tres años de historia, el cabeza de red no ha sufrido cambios importantes en su traje. Realmente no son necesarios. El traje cumple su función: intimida a los malhechores, es completamente reconocible, se identifica con la araña y, ¡demonios!, mola. Y de los villanos podríamos decir lo mismo. Personajes como el Lagarto, el Hombre de Arena, Kraven, el Duende Verde, Rino o Shocker, por citar algunos, no han cambiado (o han cambiado poco) a lo largo de los años porque no era necesario que cambiaran, su aspecto sigue siendo tan bueno y actual tanto hoy como hace cuarenta años. Centrándome en Spider-Man, el cabeza de red no solo ha tenido el traje rojo y azul. No podemos olvidar el traje negro (el simbionte). Si era difícil darle a Spider-Man un nuevo traje y que la gente estuviera contenta, Rick Leonardi supero la prueba con creces. El traje era sencillo pero, a su vez, cumplía con las funciones arriba citadas (sobretodo intimida, Spider-Man tenía un aspecto mucho más siniestro entre las sombras). Recuerdo que, cuando era pequeño, tenía algunos muñecos de las Secret Wars y siempre me quedé con las ganas de tener el Spider-Man con traje negro. En mi mente infantil pensaba que ese Spidey era otra persona diferente al otro, al del traje rojo y azul. Años después lo compensé comprándome mi camiseta del traje negro, me encanta… Como decía antes, esos no han sido los únicos trajes que ha llevado Spider-Man, hubo otros como el armadura (Web of Spider-Man 100), los de Crisis de Identidad, el Asombroso Hombre Bolsa (jeje, Amazing Spider-Man 258) y un largo etcétera. Pese a ello, los dos más destacable son los que ya comenté antes. No podría dejar de hablar de Ben Reilly, el clon de Spider-Man, uno de mis personajes favoritos pese al odio que le tiene todo el mundo. Reilly tuvo dos trajes, el de la Araña Escarlata, sencillo y urbano, y el de Spider-Man. Creo que, en cierta manera, desaprovecharon la ocasión con este último. Tenían la ocasión de modernizar el traje de Spider-Man y sí, lo hicieron, pero creo que podrían haberlo hecho mucho mejor (aunque no me disgusta). Pese a ello, el traje fue heredado por May (Spider-Girl) y aun sigue conservándolo (había que aprovechar el diseño…). Ahora os toca a vosotros, ¿cuáles son vuestros trajes favoritos? ¡Que leáis muchos cómics! “A ello