15 junio 2005

"Soy Guybrush Treepwood"

“¡Hola, soy Guybrush Treepwood, un gran pirata!” ¿A alguien le suena esto? Efectivamente, esta sacado de “The Secret of Monkey Island”, un antiguo juego de la compañía Lucas Arts. No se cuántas horas me pase jugando ese juego, pero me encantaba… me encantaba y me encanta. Recientemente, y gracias a un programa que me permite ejecutarlos en el XP, he podido volver a jugar con las aventuras gráficas de mi niñez. ¡Que grandes juegos! Cuantos recuerdos me trae el “Loom”, por ejemplo. Dentro de su sencillez, se trataba de hacer hechizos musicales para solucionar los problemas que iban surgiendo, era la mar de divertido (pues no gasté hojitas apuntando los dichosos hechizos…). Luego, recuerdo (y MUCHO) el “Indiana Jones y la Última Cruzada”, juego dificilísimo (por lo menos para lo crío que era cuando jugaba) a la par que gracioso. “Hola, vendo cazadoras de cuero”, juas juas, pues no me habían matado veces en la base alemana… Había otros juegos como “Maniac Mansion” (el primero de todos, pero no por ello el peor), “Indiana Jones in the Fate of Atlantis” (a este casi no jugué, pero tiene muy buena pinta), “Monkey Island 2” (que pese a ser bueno, no lo era tanto como la primera parte) o “Day of the Tentacle” (segunda parte del “Maniac Mansion” con el que ando luchando actualmente). Todos esos juegos eran/son buenísimos (algunos incluso brillantes), pero ninguno como “The Secret of Monkey Island”. Alguno me apedreará por lo que diré ahora pero, para mí, ese juego es el mejor juego de la historia. Vale, sí, el juego tiene 15 años, pero es un JUEGAZO. Pese a no ser uno de los juegos más complicados de la compañía, sí es el más divertido. Abundan las situaciones absurdas como la pelea de espadas (“Peleas como un granjero”, “Que apropiado, tú peleas como una vaca”), la receta que te lleva a Monkey Island o la forma de entrar en la cabeza del mono. No por ello nos encontramos con una historia pobre, el guión es la mar de ameno y original (incluso se hablo de adaptar el juego al cine) y sus personajes de lo más entrañables. En conclusión, “The Secret of Monkey Island” es un juego que todos los amantes de las aventuras gráficas deberían probar. Perdón por el ataque nostálgico, pero, por un momento, me volví a sentir como un niño de 10 años. ¡Que leáis muchos cómics! “A ello”.