25 agosto 2005

Siendo Spider-Man

Llevaba mucho tiempo queriendolo hacer… Pero por una razón o por otra, siempre lo dejaba para más adelante, este mes lo hice y no me arrepiento. Me compré la X-Box. Muchos diréis: ¿A qué viene tanto rollo con comprarse una consola? Quizá si os digo que mi última consola fue la Mega Drive, me comprenderéis mejor. ¿Por qué la X-Box y no la PS2? Simplemente porque tengo un amigo que también tiene la misma consola y me dejará juegos. Interesado que es uno… No tuve dudas en que juegos debía comprarme: el Pro Evolution Soccer 4 (me encanta editar los equipos y jugadores de juegos de futbol) y el Spider-Man 2. Vaaaaaaaale, el juego ya tiene un año, pero lo había probado y visto imágenes y no pude evitarlo. Hace unas noches, comentaba con Sergio Holmes (él dio la idea para este blog) los diversos juegos que ha tenido el arácnido a lo largo de los años. Mi primer recuerdo de un juego del trepamuros es uno de PC (de diskette de 5 ¼, los más jóvenes del lugar no sabrán ni que es eso). Recuerdo que solo podias saltar y lanzar telaraña (que congelaba a los villanos) y que a la derecha de la pantalla había un Spider-Man que se iba quedando en los huesos según perdías energía. Fijaos que ni recuerdo el villano de la historia (¿quizá Mysterio?). También recuerdo un juego (muy vagamente) en el que Spider-Man y el Capitán América luchaban contra varios villanos, un one vs one muy cutre. No sabía quien era ninguno de los villanos (¡entonces leía Superman, no tendría ni diez años!). Mis siguientes recuerdos son los de los juegos de Mega Drive. El primero era uno con Kingpin de villano, jugaba en casa de mi primo y no me pasaba ni la primera fase (¡era un crío!). Después había el de “Maxium Carnage” que estaba muy bien, se me quedó grabado el poder escoger a Veneno, aún así jugué a éste muchos años después que el anterior, aunque no sabía bien de que iba. Aquí pegamos un salto. El siguiente juego que probé fue el Spider-Man de la película, en un cyber. Recuerdo que me encantaba balancearme por la ciudad, aunque me fastidiaba no poder bajar el suelo. Aun así, disfruté más jugando a otro, en el que luchabas contra varios villanos clásicos y, con trucos, podias vestirte con varios trajes. A este jugué poco porque con el cambio de PC dejó de funcionarme. El Spider-Man 2 de consola, no el de PC que no tiene nada que ver, le pega mil vueltas a todos ellos. En cierta manera, es lo más cercano a ser Spider-Man. Balancearse es una gozada, luchar contra los malhechores es ALUCINANTE, es como en el cómic, puedes hacer lo que quieras y como quieras. Me estoy planteando muy seriamente comprar el juego de Ultimate Spider-Man. Quizá espere que esté de segunda mano, pero lo acabaré probando. El que caerá seguro es el Spider-Man Classic, si cumple las expectativas puede ser el mejor juego arácnido hasta la fecha. ¿Y vosotros? ¿Cuáles son vuestros juegos favoritos? ¡Qué leáis muchos cómics! “A ello”.