04 noviembre 2005

Reseñas de comics: ULTIMATE SPIDERMAN 43

OJO, RESEÑA CON SPOILERS Continua la saga de Ultimate Matanza, una de las más interesantes que he leído yo dentro de esta serie. A diferencia de la continuidad clásica, donde el personaje no dejaba de ser una extensión del Veneno original realizada con mayor o menor gracia según el caso, aqui el origen es diferente ya que se trata de un clon (o algo así) desarrollado a partir de la sangre de Peter Parker. El motivo de su creación es parecido al del Ultimate Veneno; si allí era un biotraje para curar el cancer que al final se convertía en el monstruo por todos conocido, aqui es el Doctor Curt Conners quien al tomar una muestra de la sangre de Spiderman, se da cuenta de su posible potencial para encontrar cura para diferentes enfermedades (tal y como le comenta a Peter en este número, en la escena del bar, donde le pide permiso para experimentar con su material genético). Pero siguiendo la estela de los clásicos "mad doctors" (aunque aqui las intenciones de Conners sean las mejores), de su laboratorio saldrá no una cura sino un mal, un Matanza (al que, pese a eso, nunca se le llama así) clon de Peter Parker, que va matando sólo por su necesidad de regenerarse (y es que al principio parece un feto chiquitajo) y que, cuando empieza a tener los recuerdos de Peter, se dirige a la casa de este, provocando la muerte de uno de los secundarios de la serie (el cual no citaré ni tan siquiera aqui, para no fastidiarle la posible sorpresa a nadie). Me gustó mucho esa escena donde Matanza empieza a rememorar todos esos recuerdos, aparte de como está enfocada la historia en si, porque le encuentro muchos paralelismos (dentro del universo ultimate donde está englobada) a Frankenstein (supongo, tal y como he citado antes, por las semejanzas entre el caracter que tiene aqui Matanza y el del clásico monstruo, así como que el doctor Frankenstein original y el Doctor Conners son en ambos casos médicos que intentan llevar sus investigaciones un paso más allá... lo que les provoca más perjuicios que beneficios tanto a ellos como a la gente a su alrededor). Además, la muerte de ese personaje resulta sorprendente, aunque quizás no será tan recordada como su versión en el universo tradicional. Y por lo demás, la relación entre Conners y Parker está muy bien desarrollada, ya que en ocasiones más que de amigos parece incluso una relación paterno-filial (sobretodo me dió esa sensación cuando Curt le pide permiso para estudiar con su material genético, una de las mejores escenas de este número). CALIFICACIÓN: 8/10