14 noviembre 2005

¿Tiene arreglo Sins Past?

Ese es el tema que trata de resolver Pedro García en la última entrada de su blog. Personalmente, tengo otras soluciones. Ya he dicho alguna vez que la saga me parece entretenida y bien llevada, con algún buen momento. Incluso podría haber tenido cierto sentido de haber buscado mejor encaje en continuidad, de cuyos errores se burlan, y con razón, los chicos de ADLO! Pero el problema creo que viene de origen, de que el planteamiento es incorrecto, y de que cualquier intento de hacer algo con Norman Osborn que no sea quitárselo de encima está condenado al fracaso. Es un error que Norman esté vivo. Es un error que Norman no muriera en el Amazing 122. Es el mayor error de la historia de Marvel, ni siquiera superado por la resurrección de Jean Grey, algo que por lo menos ya solucionó Grant Morrison, o al menos dejó más o menos anulado. Es un error porque invalida la historia más importante de Spider-Man, y Sins Past viene a ser otra piedra contra esa historia: dar un motivo a Norman para matar a Gwen es convertir el suceso en un ajuste de cuentas, cuando lo que refleja no es más que la arbitrariedad de la vida. Le puede tocar a cualquiera, incluso a la novia del héroe. Ahora, le toca a la novia del héroe porque algo tenían contra ella. ¡Por favor! Personalmente lo arreglaría de otra forma: Norman es un clon. El verdadero Norman murió realmente en el Amazing 122. El clon fue elaborado con la tecnología de Miles Warren porque Norman pensaba que el único sucesor digno de él sería... él mismo. Miles Warren no sabía nada de todo eso. Tampoco el clon de Norman, con recuerdos inducidos. Los hijos de Gwen son también clones, creados para volver loco a Peter. Los recuerdos de MJ son inducidos. Antesdeayer, para más señas. El gran problema de todo esto es que Norman Osborn sigue vivo, y mientras siga vivo, a los guionistas se le ocurrirán chorradas como Sins Past. Norman nunca debió resucitar, y el fantasma de Gwen nunca debió salir a paseo. Hace diez años, nadie se acordaba ni de Gwen ni del Duende Verde. Peter había pasado página. La vida sigue adelante. ¿Porqué esa manía de volver para atrás? Vista al frente, JMS, que es lo que se te ha dado bien durante cincuenta números, y no vuelvas a meter la mano donde patinas, porque para una vez que lo haces, ya ves la que montas.