30 diciembre 2005

Balanceándonos por el 2005. Parte 3 (visto por JMC)

Fue un año extraño para Spider-Man, el que termina de publicarse ahora en España. Me pide el cuerpo que haga balance del año que termina para el trepamuros en Estados Unidos, pero eso detriparía muchas cosas y sería de poca utilidad a los seguidores de la edición española, que sóis la mayoría. Además, volver ahora sobre los tebeos publicados en USA hace doce meses permite cierto distanciamiento, y poder apreciarlos (o despreciarlos) en su justa medida. A mi juicio, y viendo la actual etapa americana, fue un año de transición en lo que a tebeos se refiere, de lo que venía, de la etapa de Romita en Amazing y Ramos en Spectacular, a lo que sería luego, es decir: el Spidey vengador, un leit motif que vendría a ocupar la atención de gran parte del siguiente año, el que empezaremos a ver en enero por aquí. Sin embargo, con la actual cadencia de publicación americana, cuesta calificar el año. En doce meses, han cabido dos, a lo sumo tres, aventuras por colección arácnida. Y eso siendo generosos, porque en Marvel Knights sólo entraba una, monda y lironda. Mientras parece que algunas tendencias de los últimos años comienzan a dejarse de lado, como la que ya empezaba a ser un poco cansina costumbre de darle a todo un aire a lo Vertigo), la inercia de hacer aventuras diseñadas para el TPB no ofrece signos de disminuir, y ahora nos encontramos que sólo Dan Slott, entre los escritores arácnidos, tiene conciencia del tebeo de 22 páginas como unidad narrativa independiente. Pero la obra de Slott no se ha publicado este año por aquí, así que ya entraremos en ello dentro de doce meses... Tan sólo puntualizar que, en lo que a USA se refiere, lo mejor que le ha pasado a Spider-Man vino de la mano de este señor. Las series Vayamos por partes y de menor a mayor. Empezando por Spectacular, donde Paul Jenkins daba signos inequívocos de cansancio y parecía obedecer más criterios de la empresa que su pálpito personal. Así, el interminable cruce con Los Vengadores (que no fue tal: Quesada ha aprendido a hacer crossovers con House of M. En Avengers Dissasemble todavía no sabía) se quedó en aventurilla entretenida con visos de trascendencia. La hubiera tenido en otra época, no ahora, donde cada autor parece encerrado en su mundo y sin comunicación alguna con el exterior, como si fuera malo enterarse de lo que hacen los otros guionistas. A estas alturas, donde también es moneda común que importen poco los elementos característicos de refuerzo del personaje (Straczynski debe ignorar que hay más secundarios aparte de tía May y M. J.), el que se sustituyan los lanzarredes mecánicos por otros orgánicos no reviste demasiado interés. Lo que me llamaba mucho la atención es que lo hicieran en la continuidad tradicional, cuando hubiera encajado mucho mejor en el Universo Ultimate. En cuanto a Amazing, es la colección que más acusa la condición transicional del año. Y es también la que más ha sufrido los errores de Quesada. A mi juicio, el principal fallo del director editorial de Marvel consiste en torpedear los resultados de lo que él mismo ha plantado. Sacar a John Romita Jr. es, probablemente, la mayor burrada que ha hecho este hombre en su carrera, porque si había una serie Marvel de los últimos años que probablemente pasará a la historia con mayúsculas esa hubiera sido, probablemente, Amazing. Ocurre que defenestrar la mitad del equipo creativo cuando todavía no han terminado su trabajo no ayuda demasiado. Cuando una colección funciona mal, es lógico cambiar al dibujante. Cuando una colección funciona bien, quitar al dibujante para ponerle en un proyecto de segunda categoría (Pantera Negra) o en otro que hubiera funcionado con cualquier otro autor hot (Lobezno) no puede por menos que calificarse de enorme error. La equivocación aumenta además cuando la marcha de Romita Jr. obliga a terminar deprisa y corriendo la trama del tótem. Y como no había suficientes meteduras de pata, luego le llega la hora a Pecados del pasado, la aventura con más números para ser borrada de la continuidad desde que el Castigador se alió con las huestes celestiales. Nunca sabremos cómo hubiera sido Pecados del pasado de haberse publicado tal y como la tenía pensada originalmente JMS. Leída tiempo después, con los ánimos calmados, sigo pensando lo mismo que desde el principio: que es una historia tan entretenida como innecesaria. Sospecho, no obstante, que la polémica y la carnaza venía propiciada desde las esferas: Que nadie note que te hemos quitado a Romita Jr., porque van a estar muy ocupados hablando de otra cosa. Y la editorial consiguió ese propósito, vaya si lo hizo. Lo mejor de Sins Past, no obstante, es que no hayan metido más el dedo en la herida: que no estén empeñados en colarnos a Gabriel o Sarah en el reparto de la franquicia. Aunque a fe que lo intentaron, y los jugueteos de la Protegida lo demuestran. Y así llegamos a la tercera colección de Spidey, a Marvel Knights. Originamente, el plan de la editorial era que Kevin Smith hiciera Amazing y que JMS y Romita pasaran al nuevo título. Por suerte, Smith demostró su falta de seriedad y se optó por mantener a JMS en Amazing, el mejor lugar donde puede estar. Nos queda una gran aventura de Millar, Dodson y Cho que bien podría haber sido una maxiserie, ya que funciona a fin de cuentas como tal. MKSM está bien escrita, es emocionante y mantiene la intriga y el suspense durante los doce meses que dura. y también representa, como Sins Past, la manera "a la Quesada" de recuperar la continuidad. Es decir, sin mucho entusiasmo y tirando de amiguetes, en lugar de poniendo a los editores a trabajar y a estudiarse los tebeos del personaje. Entre tanto barullo, MKSM acaba siendo la mejor aventura arácnida del año. Al menos, la más divertida y con más posibilidades de que sea recordada en el futuro con buen ánimo. Además, MKSM conseguía superar el modelo del que partía, el Hush de Batman, algo por otra parte nada difícil, al tenor de la basurilla que es el tebeo de Loeb y Lee. Ultimate Spider-Man Tras el fiasco de la salida de Romita de Amazing, USM pasa a ser la colección con más fuerza, equilibrio y consistencia del universo arácnido, aunque en este caso sea la versión adolescente del personaje. Poco que añadir a lo que se dice siempre de esta serie: Bendis y Bagley siguen en su línea, proporcionando tebeos más o menos divertidos y bien hechos. Pero el elemento más importante de USM a mi juicio es que es fiel a sí misma y al planteamiento inicial. Por otra parte, la serie nos ha propiciado el más interesante derivado arácnido del año: Ultimate Spider-Man, el videojuego, un estupendo complemento a la saga de Veneno que viene a ser la contrapartida perfecta al maravilloso Spider-Man 2: el mismo planteamiento, pero con estética de cómic. Es además el videojuego más friki y más cuidado de cara al aficionado de los tebeos que podía esperarse, una auténtica joya que, junto a Hulk: Ultimate Destruction deja muy alto el pabellón de los juegos Marvelianos. Por lo demás, este año también tuvimos unas cuantas miniseries, bastante intrascendentes y fuera de continuidad que no merece tener demasiado en cuenta, si no es para constatar que algo falla en Marvel en cuanto al conocimiento que tienen editores y guionistas sobre el pasado de la editorial. The Pulse Dejando de lado Marvel Knights, es en esta serie donde encontramos la mejor historia arácnida del año, aunque el uso y el abuso de Norman Osborn debería estar penalizado. Bendis ha conseguido dar colección propia al Daily Bugle, algo tan necesario como difícil, y arrancar con una de esas sagas que montan su importancia sobre los pequeños detalles. Todo en esta historia está perfecto, desde los guiños a los veteranos (ey, alguien se acuerda de Legado de maldad) hasta la adecuación al espíritu de los personajes. Mientras Jameson y el Daily Bugle han desaparecido de las colecciones tradicionales, aquí se demuestra que la riqueza del periódico es tal que no hace falta más que dárselo a un autor con la suficiente habilidad como para encontrar oro debajo de los procesadores de texto. Sólo me quedo pensando que hubiera sido capaz de hacer Bendis y Bagley si, en lugar de reinventando a Spider-Man, hubieran pasado los últimos años ocupándose del arácnido de toda la vida. Sinceramente, creo que Bendis escribe mejor al Spider-Man clásico que al Ultimate. Y The Pulse es una buena prueba de ella. Lo mejor del año, en cuatro apuntes Los diálogos de Mark Millar Los dibujos de Dodson y Cho Ultimate Spider-Man, el videojuego Mark Bagley y su profesionalidad Lo peor La marcha de Romita de Amazing Los errores de continuidad El empeño de que Norman Osborn esté detrás de todo Los mejores momentos Ben Urich hablando con Spider-Man sobre Norman Osborn (The Pulse) Peter entra en su cuarto de adolescente (MKSM 1) El regreso del Spider-Móvil (MKSM 7) Desde España Conteniendo la respiración, así estaban los aficionados cuando supieron el salto de Planeta a Panini. Y no sólo los aficionados, os lo puedo asegurar. Al final, Panini demostró una profesionalidad absoluta, haciendo algo que nunca se ha visto en este país, donde estamos tan acostumbrados a que el que llega barra con todo lo que hizo el que se va (que se lo digan a Zinco). Panini siguió adelante donde lo había dejado Planeta y los lectores menos atentos probablemente ni lo notaron. Su decisión más polémica probablemente fue sacar del tomo mensual MKSM, y ha demostrado ser un acierto tan grande como integrar la serie tras la marcha de Millar y Dodson. Además, dio salida a los recopilatorios del Amazing de JMS, que muchos querían leer sin tener que comprarse el resto de las series, y ahora pueden hacerlo. (Ni que decir tiene que estos tiempos también son muy distintos de aquellos en que los lectores seguíamos a los personajes por sí mismos, y no en función de quien se ocupara de ellos, que era casi secundario). Pero lo más destacable de la edición española ha sido concluir Romita y Peter Parker, cerrando así un ciclo histórico con respecto a las lamentables ediciones que de Marvel hicieran Vértice o Bruguera. Ahora es posible disfrutar de los primeros veinticinco años del personaje sin hacer de oro a especuladores y demás ralea. Y también es posible tener todo ese material en formato americano y a color, una suerte de la que no gozan precisamente los americanos. A ese respecto, los aficionados españoles no podríamos ser más felices: en ningún país se publica mejor Spider-Man de lo que se hace aquí. Enmascarado Y para terminar: Bajo la máscara sigue adelante, aunque yo no le puedo dedicar todo el tiempo que me gustaría. Muchos amigos han venido a reforzar la página, y bien que me alegro, al mismo tiempo que echo de menos a viejos colaboradores que no pueden ocuparse de ello como en el pasado. El objetivo, no obstante, es seguir mejorando, y haciendo la página más ágil y divertida para todos. En eso estamos, y sólo espero que dentro de doce meses se hayan puesto en marcha algunos cambios que tenemos previsto. Pero sobre todo espero que entonces, como ahora, sigamos todos aquí, disfrutando, comentando, enfadándonos (no demasiado) y divirtiéndonos, en definitiva, alrededor de Spider-Man.