12 diciembre 2005

Tú así no sales

Para bien, o para mal, lo que no se le puede negar a Sins Past es que nos llevaba de sorpresa en sorpresa. Una de ellas fue el futuro que tenía Norman preparado para los hermanos, con versiones de su propio traje de Duende Verde. El de Gabriel apenas era una modificación del color más, pero el de Sarah constituía una variación genoide, aunque huía de toda búsqueda de sensualidad. Y es que Norman se nos revela como todo un padre conservador: mi hija no debe mostrar ni un centímetro cuadrado de piel. Sin embargo, cuando en Legado del Mal vimos unos robots diseñados por él mismo, presentándonos a tres Duendes féminas, no pareció importarle demasiado que enseñaran carne. Pero claro, la hija de uno es otra cosa...