09 enero 2006

Lo nunca visto de la saga del clon

Hace algunos años, cuando terminó la Saga de Ben Reilly, Marvel editó un recopilatorio con todo Revelations, la aventura en la que moría el pobre Ben y regresaba a la vida Norman Osborn. (Hay quien no pierde la esperanza de que Norman regrese a la tumba alguna vez y Ben Reilly salga de la idem). Para la ocasión, añadieron unas cuantas páginas inéditas (¡¡14!!), que incluían el funeral y algunos detalles más de la historia, dibujadas por John Romita Jr., amén de una nueva portada y artículos de algunos de los guionistas de la obra, así como del editor que puso fin a todo aquello: Ralph Macchio. Por desgracia, Forum no llegó a tiempo para editar ese recopilatorio, o ni siquiera pensó en ello, cuando publicó Revelations, y todo ese material extra anda inédito por nuestro país. También faltaba el recopilatorio en mi colección particular, hasta que hace cosa de un mes, Francesc dio con él por Internet y ambos pedimos nuestro correspondientes ejemplares. Le ha llegado antes a Francesc, pero él raudo y veloz ha ido a escanear las páginas "extra". La verdad es que son una maravilla, en la línea del mágnífico trabajo que hacía Romita en aquel entonces (y que sigue haciendo ahora, vaya). No es un secreto que gran parte de la Saga de Ben Reilly, fundamentalmente a partir del Amazing 400, me parece, siendo generosos, bastante malota (culpa de los ejecutivos que quisieron alargarla, más que de los guionistas), pero no tengo empacho en reconocer que me gustó mucho Revelations. Por eso recibo estas páginas con alborozo. Ahí me encuentro, y os hago partícipes de ello, con: El encuentro entre Norman y Ben. Nunca lo vimos en la primera versión de la historia: El funeral de Ben, con un montón de invitados: El momento en el que Norman, cuando todo ha terminado, escapa de las ruinas: O la escena que más me ha conmovido. Peter arrojando las cenizas de Ben desde lo alto del puente de Brooklyn y prometiendo que siempre le echará de menos. Creo que muy pocos guionistas actuales deben de conocer esa escena, y no digamos ya JMS, para quien Spidey nunca ha pasado por ese puente desde la muerte de Gwen. No soy partidario de remover el pasado, pero sí de que el personaje lo asuma y, a veces, lo recuerde.