01 marzo 2006

Roberto de la Torre: Ha nacido una estrella

Hace unos años, Víctor Gómez me comentó que tenía un colega dibujante que era la hostia. No me sorprendió, porque el mismo Víctor ya es la hostia, y entre sus amigos hay muchos profesionales de la animación que dibujan como dioses. Pero este caso me llamó especialmente la atención, porque Víctor insistía: "En unos años, a este tío se lo van a disputar entre Marvel y DC, ya verás". Para certificar sus palabras, me presentó durante una Expofriki a su amigo: el Rober, que me enseñó unas pruebas bastante llamativas, de una historia de Spider-Man. La verdad es que aquello pintaba muy, muy bien. Entonces, pasa el tiempo, y un buen día me dice Víctor que Rob, al que rápidamente le insiste que mejor que no use ese nombre, por las similitudes odiosas, ha conseguido curro... En Marvel. Y me enseña una portada del tebeo que está haciendo de Ms. Marvel. Y lo flipo en colores. Los lápices eran tremendos. Rober, Roberto de la Torre, había dado un salto cualitativo desde aquellas páginas de Spider-Man. Y Víctor no iba desencaminado cuando le comparaba con Alan Davis, porque es la misma comparación que haría pronto Joe Quesada. Ahora tengo el Giant-Size Ms. Marvel 1 delante, y confirmo mis sospechas respecto a Roberto. No sólo sabe dibujar peleas y tías buenas (qué menudo). También edificios, y gente, y mujeres de las que te encuentras por la calle... Y todo con un estilo que me recuerda, sí, a Alan Davis, pero también a Olivier Coipel. Un clasicismo moderno de los que se quedan grabados. Esperad un poquito, amigos, y veréis: "El Rober" va a estar muy, muy pronto entre los grandes nombres de la Casa de las Ideas. No sólo dibuja así de bien. Es que el tío es capaz de hacer un tebeo al mes. Pronto le tendremos en la regular de Ms. Marvel, y eso que me alegro, no porque sea colega de un colega, que también, sino porque qué pedazo de colección de Ms. Marvel que nos va a salir. Ya, ya sé que a un dibujante así pronto querrán colocarlo en un Spider-Man, en unos Vengadores (uah), en unos Cuatro Fantásticos... Pero de momento me apetecería, y mucho, verlo sus doce mesecitos con mi adorada Carol Danvers.